lunes, 24 de mayo de 2010

La TV: el último medio masivo


Esta es una traducción/interpretación de un reportaje reciente (29/04/2010) de la publicación británica de negocios The Economist. El anuncio de Google TV da mayor relevancia a este análisis, sobretodo porque en él se asegura que la TV seguirá teniendo una ventaja sobre Google para ganarle en su propio terreno: la segmentación de audiencia. Lee hasta el final, lee; que te hará pensar y te dará razones para discutir.

---

No hace mucho tiempo, la televisión era la culpable de todos los males de la sociedad. Hoy, esas críticas y noticias aterradores apuntan hacia internet.

La creciente captación de atención de internet ha logrado que a la TV se le tenga más lástima que miedo.

Sin embargo, los estudios demuestran que pasamos más tiempo frente a la televisión que en los '80. La televisión no está desapareciendo, pero ya no es la única estrella en el cielo.

Internet representa un gran reto para la TV; especialmente por la precisión de target que ofrece a los anunciantes y el bajo costo para los consumidores. A pesar de ello, es dudoso que el negocio del video online resulte económicamente tan atractivo como la propuesta de la televisión. Al llegar el video a internet, un mundo de opciones y espacio publicitario limitado se convierte en otro mundo en el que ambos son prácticamente ilimitados. Mayor oferta, menores precios.

No uno o el otro: sino ambos y al mismo tiempo

La gente sigue sentándose a ver TV, pero al mismo tiempo está visitando la red. Sin embargo, no es para visitar páginas relacionadas con el programa que ven. Durante grandes eventos como el Oscar o Super Bowl, Google y Facebook son los sitios más visitados por los televidentes.

Antes, la ambición de los programas era ser comentados al día siguiente entre amigos y compañeros de trabajo; hoy, las redes sociales cumplen esa función en tiempo real.

La fragmentación de las audiencias hace que los programas más populares tengan aún más valor para los anunciantes. Y esos "programas populares" tienden a ser reality shows.

Para los programas de popularidad media, como series dramáticas y de comedia, la realidad es dura. ¿Cómo sobrevivir en este mundo de inmensos competidores y nuevas distracciones?

El ejemplo de Al-Jazeera y CNN

Una respuesta es involucrar más a los televidentes. Hasta ahora, los esfuerzos más exitosos han sido los de canales de noticias, particularmente el foro de discusión de Al-Jazeera y el papel que CNN ha dado a las redes sociales y los correos electrónicos en los programas. Más aún, CNN ha logrado que la audiencia complemente su información enviando vídeos a su sitio web iReport, lo cual resulta particularmente efectivo durante desastres naturales a los que los periodistas no tienen acceso inmediato.

Los anunciantes siguirán atraídos por los grandes programas, especialmente los deportivos, pero no hay garantía para nadie más.

Aunque los anuncios comerciales descendieron fuertemente con la recisión económica en 2008 y 2009, las empresas de televisión por suscripción se mantuvieron estables; lo cual les hace pensar más en complacer a sus televidenes que a los anunciantes.

Sé dónde vives

Las empresas de TV por suscripción tienen, además, una ventaja sobre Google; y es que estas empresas saben dónde viven sus clientes. No se refiere a la ubicación geográfica general, sino que saben la dirección dónde viven y, en consecuencia, están comenzando a desarrollar tecnología que les permitirá emitir anuncios distintos para quienes viven en rascacielos costosos o en viejos edificios populares.

La televisión es experta en mantener la atención de muchas personas por largos períodos. Otros aparatos electrónicos distraen a la gente de la televisión, pero no tanto como la televisión los distrae de esos otros aparatos. Además, la tecnología ha debilitado más a algunos de los mayores competidores de la TV, principalmente los periódicos. En un mundo de audiencias en fragmentación, es el único y verdadero medio masivo. Si la TV logra combinar grandes audiencias con especificidad de target, conectarse más con su audiencia y apuntar sus anuncios con mayor precisión, su éxito continuará.

Reportaje completo en The Economist (en inglés).

1 comentario:

  1. Muy bueno. La televisión en muchos casos sigue cumpliendo ese rol destructor de mentes críticas, la internet podría ser una opción diferente... pero todos amamos la televisión =) son dos cosas casi paralelas, y entretenimiento seguro... es más, tengo la Tv prendida en estos momentos x)
    C. Rivera.

    ResponderEliminar